la señora de las especias

"La vida hauria de ser com ja només la podem descobrir en les mirades d'alguns nens."

sábado, enero 31, 2009

Arriba y abajo agarrada a una pelusa de cardo


Era una niña curiosa, con esa curiosidad desorbitada que tienen algunas niñas, capaces de hacerse 30 preguntas a la hora.
Una niña alegre, avispada, risueña...
Todo lo demás vino por mi irrefrenable admiración por las pelusas de las semillas de los cardos, brujas las llamabamos.
Siempre había alguna, en mi ventana, en la puerta de la calle, en el patio del colegio, en el camino por el que paseaba con mi madre...
Me encantaba cojerlas y hacerlas volar, ver como subían y bajaban, como se quedaban en un tejado o caían al arroyo y seguían el camino.
Me gustaban tanto que un día, al lanzar una de ellas pidiendo un deseo como siempre, olvide soltarla y me llevo con ella, desde entonces mi vida es esta montaña rusa en la que todo es arriba y abajo, lo más alto y luego al suelo, turbulencias, velocidad, sol, tranquilidad, suspensión, arrastre.

Ahora voy subiendo, Eros poquito a poco se recupera, todo está quedando en un gran susto.

3 Comments:

At 8:12 p. m., Blogger almena said...

¡me alegro!

:)

 
At 9:59 a. m., Blogger Umma1 said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 10:00 a. m., Blogger Umma1 said...

Me alegra.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home