la señora de las especias

"La vida hauria de ser com ja només la podem descobrir en les mirades d'alguns nens."

jueves, diciembre 18, 2008

Memoria olfativa, gustativa... emocional

Hago carne con setas, huele a abuela en la cocina con la lumbre encendida, caminando rápido del fregadero a la cazuela, de la cazuela a la mesa, de la mesa al patio, hablando de sus rodillas, canturreando una copla, el sol en la puerta y el frío en la nariz, el paño húmedo y el frutero lleno de naranjas. Hago carne con setas y me siento abrumada.
Escucho los pájaros, suenan a mi pueblo, a las mañanas de invierno camino de la escuela, a las risas de mis amigos, al frío en las orejas y a las pelusas de la bufanda en la boca, al sonido de las patas de los perros en el suelo helado, al olor de la bata de mi madre dándome un beso en la puerta. Escucho los pájaros y me siento una niña.
Veo un tractor, siento el calor abrasador de agosto en la era, a mi abuelo riendo feliz por tenerlo todo, a mi padre haciendo bromas, el picor de la paja en los brazos, el sabor del polvo en la boca, mi abuela preparando el almuerzo, la tierra en las botas entre los dedos de los pies, el sonido de la chicharra. Veo un tractor y me siento fuerte.
Escucho esa odiosa melodía que yo utilizo de despertador en el móvil de alguien que pasa a mi lado y pienso "cinco minutos más".
Escucho dos palabras, un gesto, una voz más alta, una mano que me agarra y sin recordar, solamente siento, memoria emocional que devuelve sensaciones de nudo en el estómago, de miedo en las rodillas, pero sin recuerdos, memoria emocional irracional que no es carne con setas, ni pájaros ni tractores, que no trae imagenes sino sensaciones en el momento más inoportuno.
Quizá una bobada, algo absurdo, si, pero si la memoria olfativa tiene más de diez mil registros, cuántos tendrá la emocional, quizá algo tan inmenso y tan capaz de atraparte no sea una bobada.
Langka para destruir los registros emocionales que nos atormentan, para acabar con los resortes que los hacen funcionar. Y canela, mucha canela, para que los demás lo entiendan.
También lavanda para hablar con suavidad, con delicadeza, para compartir, tratar de forma delicada, no escupir sapos, y poder ser fuerte fuera de los miedos y el egoismo y regalar abrazos que curan.

6 Comments:

At 5:12 p. m., Blogger EL HIPPIE VIEJO said...

Que bello lo que has escrito querida Amiga!!!
Por un momento parecía que tus palabras se transformaban en imágenes.
¡ay la nostalgia!
Cuantas situaciones están instaladas en el disco rígido de la memoria!



Querida NOELIA!
Deseo que los días a venir te encuentren muy bien!
Que tengas Paz y
que la vida te abrace fuerte fuerte!!!

besos

Adal

 
At 12:09 a. m., Blogger .:*:. Ferípula .:*:. said...

Bella!!! Cuánto tiempo sin escribirnos!!! pero esta es la magia del blog...estamos, vamos y venimos, sin olfato (ja!) pero con memoria.
Te dejo un fuerte abrazo y deseo que seas muy feliz, rodeada de perfumes que te acaricien!

Besos! ♥

 
At 3:47 a. m., Blogger José Antonio said...

Recordándote siempre...un abrazo a la distancia. Espero que pases una bonitas fiestas. Un beso.

 
At 3:09 a. m., Blogger EL HIPPIE VIEJO said...

Querida Noelia!
a horas del final del 2008
paso a dejar mis mejores deseos para el año
2009!!!
Muchas felicidades!!!

Gracias por acompañarme en todo este tiempo!

besos

Adal

 
At 10:56 p. m., Blogger Palmoba said...

Me ha encantado, lo he olido y sentido.
Precioso.

 
At 8:26 a. m., Blogger Ma said...

Bellísimo, bellísimo, bellísimo.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home